El diseño comienza cuando damos a conocer el imperativo.......

_diseño y lo no se ha dicho

La programación funcional en el mundo de los arquitectos y arquitectos paisajistas es generalmente un asunto bastante árido. Los requisitos detallados se establecen y se enlistan. Se confirman los grupos. Y) se describen las relaciones espaciales clave (adyacencias y separaciones. El diseño real a menudo surge directamente de los diagramas operativos, con distintos grados de toque arquitectónico que son apenas apliques o empastes sobre los "huesos" de estos diagramas operativos.

La construcción efectiva requiere, sin duda, que completemos el análisis exhaustivo de las necesidades y las relaciones funcionales, y nosotros dedicamos mucho de nuestro tiempo trabajando exactamente dentro de este marco de análisis, confirmación y diagramación funcional, con el fin de asegurar que nuestros edificios funcionen bien.

Sin embargo, existe otro lado en todos los proyectos de edificios y de espacios públicos:

Hay prioridades subyacentes, deseos, valores y necesidades que a menudo no se articulan -, y que pueden proporcionar la claridad y enfoque a un proyecto. Son estas prioridades “no-dichas” - pero obvias una vez dichas - las que pueden convertirse en el faro de guía para el diseño y la estructura del proyecto. Aquí trabajamos muy duro para escuchar y para oírlas.

Una vez que estas prioridades no-dichas, aún no tan claras, comienzan a ver la luz del día, se convierten en el verdadero núcleo de nuestro proceso de diseño ........... permitiendo a este núcleo - ahora articulado- conducir el orden físico y el gesto de celebración.